Cyfroteka.pl

klikaj i czytaj online

Cyfro
Czytomierz
00366 010930 7464378 na godz. na dobę w sumie
Disponibilidad léxica. Teoría, método y análisis - ebook/pdf
Disponibilidad léxica. Teoría, método y análisis - ebook/pdf
Autor: Liczba stron: 288
Wydawca: Wydawnictwo Uniwersytetu Łódzkiego Język publikacji: polski
ISBN: 978-8-3808-8088-7 Data wydania:
Lektor:
Kategoria: ebooki >> nauka języków obcych >> hiszpański
Porównaj ceny (książka, ebook, audiobook).
 Niniejsza monografia przedstawia krytyczną analizę podstaw teoretycznych i metodologicznych dla badań dyspozycyjności leksykalnej w języku hiszpańskim. Badanie zasobu będącego w dyspozycji mentalnej użytkowników języka wydaje się być niezbędne dla poznania nie tylko podstawowego i najczęściej używanego słownictwa, tj. słownictwa bazowego, ale także słownictwa potencjalnego określonej grupy społecznej w konkretnych sytuacjach komunikacyjnych.
Na podstawie szerokiego przeglądu bibliograficznego autor dokonuje analizy najbardziej znaczących danych w ramach tzw. Proyecto Panhispánico, przedstawiając różne obszary lingwistyczne, w ramach których są prowadzone niniejsze badania. Monografia Antonio Maria López’a Gonzalez’a stanowi z jednej strony podsumowanie dotychczasowych osiągnięć wyjątkowo rozległych studiów, często o charakterze interdyscyplinarnym, dotyczących badania leksyki potencjalnej języka hiszpańskiego jako języka rodzimego, a z drugiej, ocenę możliwości ich dalszego rozwoju i wykorzystania w celu optymalizacji podejmowanych w świecie hiszpańskim nowych przedsięwzięć leksykograficznych i innych językoznawczych, związanych z naukami pokrewnymi.
Znajdź podobne książki

Darmowy fragment publikacji:

Antonio María López González – Uniwersytet Łódzki, Wydział Filologiczny Katedra Filologii Hiszpańskiej, 90-236 Łódź, ul. Pomorska 171/173 RECENZENT Jerzy Szałek REDAKTOR WYDAWNICTWA UŁ Bogusława Kwiatkowska SKŁAD KOMPUTEROWY Oficyna Wydawnicza Edytor.org Lidia Ciecierska PROJEKT OKŁADKI Łukasz Orzechowski Zdjęcie wykorzystane na okładce: © Depositphotos.com/zagandesign © Copyright by Uniwersytet Łódzki, Łódź 2014 Wydane przez Wydawnictwo Uniwersytetu Łódzkiego Wydanie I. W.06638.14.0.M ISBN 978-83-7969-437-2 e-ISBN 978-83-8088-088-7 Wydawnictwo Uniwersytetu Łódzkiego 90-131 Łódź, ul. Lindleya 8 www.wydawnictwo.uni.lodz.pl e-mail: ksiegarnia@uni.lodz.pl tel. (42) 665 58 63, faks (42) 665 58 62 ÍNDICE Introducción i. Ámbito de la investigación ii. Esta investigación: Presentación y propósitos I. Los estudios de disponibilidad léxica 1.1. La medición estadística del vocabulario 1.1.1. Los diccionarios normativos 1.1.2. La frecuencia léxica 1.1.3. El léxico básico 1.1.4. La disponibilidad léxica 1.2. El estudio de la disponibilidad léxica en español 1.2.1. Los estudios anteriores al Proyecto Panhispánico 1.2.2. El Proyecto Panhispánico de Disponibilidad Léxica II. Bases teóricas y metodológicas de la disponibilidad léxica 2.1. Unidades de análisis del corpus léxico 2.2. El procesamiento del corpus léxico 2.3. Criterios de edición del Proyecto Panhispánico 2.4. El índice de disponibilidad léxica 2.5. El tamaño de la muestra III. Los centros de interés 3.1. Concepto y selección 3.2. Clasificación de los centros de interés 3.3. Regularidades en los centros de interés 3.3.1. Promedio de respuestas 3.3.2. Número total de palabras 3.3.3. Número de vocablos 3.3.4. Índice de cohesión IV. Relaciones entre las palabras en el léxico disponible 4.1. La fluencia semántica y la teoría de los prototipos 4.1.1. La elaboración de las listas 4.1.2. La categorización 4.2. La asociación de palabras y las redes semánticas 4.2.1. La asociación de palabras en las listas de léxico disponible 4.2.2. La representación gráfica de la red semántica 4.2.3. Las relaciones significativas 9 9 12 17 17 17 19 22 24 26 26 30 35 35 36 40 43 45 49 49 54 57 58 65 68 76 83 84 84 86 90 90 94 97 6 V. Los condicionantes extralingüísticos de la disponibilidad léxica 5.1. El sexo 5.2. El nivel sociocultural 5.3. El factor espacial: urbano/rural 5.4. El tipo de centro escolar 5.5. La edad 5.6. Los condicionantes extralingüísticos en las comunidades bilingües 5.6.1. ‘Lengua materna’ 5.6.2. ‘Lengua de uso familiar’/‘Lengua habitual’ 5.6.3. ‘Modelo de enseñanza’ (monolingüe/bilingüe) 5.6.4. Las transferencias léxicas en las comunidades bilingües VI. El análisis cualitativo del léxico disponible 6.1. El análisis cualitativo: fines y posibilidades de estudio 6.2. La composición de los listados de léxico disponible 6.3. Clasificación del léxico disponible 6.3.1. Análisis según el índice de disponibilidad léxica 6.3.2. Análisis descriptivo lexicológico 6.3.3. Análisis descriptivo según niveles de lengua (registros) 6.4. Los extranjerismos en el léxico disponible del español 6.5. El léxico peculiar: los dialectalismos VII. La comparación de los léxicos disponibles 7.1. La norma léxica del español peninsular 7.1.1. La delimitación de la norma léxica según el léxico disponible 7.1.2. Las comparaciones interdialectales y el léxico compartido 7.1.3. Cotejo de cinco léxicos disponibles peninsulares 7.2. Análisis descriptivo de los centros de interés y su norma léxica 7.2.1. ‘Partes del cuerpo humano’ 7.2.2. ‘La ropa’ 7.2.3. ‘Partes de la casa (sin muebles)’ 7.2.4. ‘Los muebles de la casa’ 7.2.5. ‘Comidas y bebidas’ 7.2.6. ‘Objetos sobre la mesa para la comida’ 7.2.7. ‘La cocina y sus utensilios’ 7.2.8. ‘La escuela (muebles y materiales)’ 7.2.9. ‘Iluminación, calefacción y medios de airear un recinto’ 7.2.10. ‘La ciudad’ 7.2.11. ‘El campo’ 7.2.12. ‘Medios de transporte’ 7.2.13. ‘Trabajos del campo y del jardín’ 7.2.14. ‘Los animales’ 7.2.15. ‘Juegos y distracciones’ 7.2.16. ‘Profesiones y oficios’ Conclusiones Bibliografía Dostępność leksykalna. Teoria, metoda i analiza. Streszczenie Lexical availability: theory, method and analysis. Summary Od Redakcji 103 104 108 112 115 119 124 125 129 133 136 143 143 145 156 157 161 166 169 176 183 183 183 185 186 190 190 194 197 200 203 207 210 214 217 221 224 227 231 234 237 242 247 259 279 283 287 AGRADECIMIENTOS Un trabajo como el que aquí se presenta no sería posible sin la ayuda y el apoyo de muchas personas, a las que quiero dedicar estas líneas, dándoles nombre propio. Así, quiero dar las gracias a Francisco García Marcos, mi maestro en la so- ciolingüística, por iniciarme en el camino de la disponibilidad léxica. A él y a M.ª Victoria Mateo García, mi agradecimiento por compartir tantas ideas y materiales. Igualmente quiero dar las gracias a José A. Samper Padilla, verdadero biógrafo de la disponibilidad léxica en español, por responder siempre a mis consultas y fa- cilitarme sus publicaciones. Gracias también a José A. Bartol Hernández y Na- tividad Hernández Muñoz, por permitirme el acceso al banco de datos y a las herramientas informáticas de Dispolex.com. Asimismo, en el campo informático, quiero agradecer a Marta Sánchez-Saus Laserna y Paula Urzua sus explicaciones sobre el funcionamiento del programa Dispografo. Quiero dar las gracias, en fin, a los estudiosos de la disponibilidad léxica que han compartido conmigo sus materiales y que han respondido a mis consultas. Por este motivo, además de a los arriba mencionados, les estoy agradecido: Anto- nio M. Ávila Muñoz, Carmen Fernández Juncal, M.ª Victoria Galloso Camacho, Antonio García Megía, Adolfo González Martínez, Belén López Meirama, Fran- cisco Moreno Fernández, Josefina Prado Aragonés, Ventura Salazar García, Marta Samper Hernández, Javier de Santiago Guervós, Cristina Tabernero Sala, Antonia Torres González, Ester Trigo Ibáñez. Quiero tener un recuerdo aquí para dos personas, que ya no están con noso- tros, y que han influido mucho con sus investigaciones en el devenir de la disponi- bilidad léxica y, por consiguiente, en esta monografía. Se trata de Alberto Carcedo González, lectura obligada para mis trabajos sobre la disponibilidad léxica en español como lengua extranjera, y de Max. S. Echeverría, autor del programa Dispografo, a quien tuve la enorme suerte de conocer como alumno del taller de Didáctica que impartió en el XIII Congreso de ALFAL. Gracias, finalmente, a Wiaczeslaw Nowikow, director de la Cátedra de Filo- logía Española de la Universidad de Lódz, por su ánimo e infinita paciencia para conmigo. 8 Y siempre, un lugar especial en mi corazón, para Janina, mi mujer, y para mis hijos Ana y Antonio, por todas las horas en común que este trabajo les ha robado, y los que, sin embargo, siempre, siempre, me han acompañado en los momentos de fatiga. Os quiero. INTRODUCCIÓN i. Ámbito de la investigación El estudio de la disponibilidad léxica ha demostrado ser un campo fecundo en las investigaciones lingüísticas hispánicas desde finales de los años 90, tanto desde el punto de vista cuantitativo –número de trabajos– como cualitativo –re- flexión teórica y desarrollo metodológico. De ello han levantado acta distintos estudios que, sucesivamente y a partir de una exhaustiva revisión bibliográfica, han dado cuenta del progreso de estas investigaciones. Así, si en 2003 Samper Padilla, Bellón Fernández y Samper Hernández (2003: 27) se referían a que “varios grupos de investigación de ambos lados del Atlántico [trabajaban] en este aspecto de la léxico-estadística”, lo que había su- puesto un cambio radical con respecto a las pocas investigaciones realizadas en ese campo hasta aquel año, sólo tres años más tarde, los mismos Samper Padilla y Samper Hernández (2006: 5) certificaban que “el estudio de la disponibilidad léxica [había] experimentado un desarrollo muy destacado en el mundo hispáni- co”. Desde entonces, la investigación en este campo no ha hecho más que crecer, lo que hace que ya en 2012 Paredes García (2012: 78–79) pueda presumir del “estado efervescente en que se encuentra la investigación de la disponibilidad léxica” y de “la eclosión de la disponibilidad léxica en España y América”, habida cuenta del amplio censo de monografías, tesis doctorales, memorias de licencia- tura o máster, artículos en revistas u obras colectivas, etc., siempre en constante crecimiento. El extraordinario desarrollo de este campo de investigación en el mundo his- pánico se debe sobre todo al Proyecto Panhispánico de Estudio sobre la Disponi- bilidad Léxica, un macroproyecto que coordina y dirige Humberto López Morales, con equipos inscritos en las diferentes zonas dialectales del mundo hispánico. No obstante, “hay que destacar especialmente por sus aportes teóricos y/o metodoló- gicos las investigaciones llevadas a cabo en Puerto Rico, la República Dominica- 10 na, Chile y México”, así como España, donde “el territorio estudiado cubre más de cincuenta provincias españolas […] lo que posibilitará en un futuro próximo la publicación del Diccionario del léxico disponible de España” (Paredes García, 2012: 79). El fin último de este macroproyecto es la elaboración de un diccionario del léxico disponible del español. A la coordinación de los estudiosos de la disponibilidad léxica en el ámbito hispanohablante ha contribuido también desde octubre de 2000 la página electró- nica www.dispolex.com, creada y mantenida por José Antonio Bartol Hernández y Natividad Hernández Muñoz desde la Universidad de Salamanca. Esta página sirve como medio de contacto e información a todas las personas que investigan o se interesan por la disponibilidad léxica, proporcionando detalles sobre la forma más habitual de proceder en este campo, y acceso gratuito a las herramientas ne- cesarias para realizar los cálculos más habituales en disponibilidad léxica y a un banco de datos de las investigaciones realizadas. Hablar de disponibilidad léxica significa referirse al “caudal léxico utiliza- ble en una situación comunicativa dada” (López Morales, 1996: 245), a aquellas palabras que acuden antes a la mente del hablante como reacción a un estímulo temático concreto (López Morales, 1986, 1999a). Estas palabras constituyen el vocabulario disponible de ese hablante o de esa comunidad de hablantes. Se en- tiende, entonces, “que existe en el lexicón mental una serie de términos que no se actualizan a menos que sea necesario para comunicar una información muy específica” (López Morales, 2009: 26). Los estudios de disponibilidad léxica se iniciaron en Francia a mediados del siglo XX, cuando un grupo de lingüistas recibió el encargo de elaborar Le Français Élémentaire, un instrumento de planificación didáctica para la enseñan- za del francés como L2, en las excolonias de l’Union Française, para los inmi- grantes llegados a Francia, y para los extranjeros en general (Gougenheim et al., 1956: 8–9). Para seleccionar los vocablos que debían integrar el léxico “elemen- tal”, recurrieron a los listados léxicos de frecuencias, pero se dieron cuenta de que en esos recuentos faltaban términos cotidianos y familiares, “palabras que se referían a realidades concretas y que no aparecían en los listados basados en la frecuencia porque su uso estaba muy condicionado por el tema de la conversación o del escrito” (Bartol Hernández, 2006: 379). Enseguida, los investigadores franceses se percataron de que el léxico funda- mental de una lengua incluye dos subconjuntos léxicos fácilmente distinguibles (Michéa, 1953): a) el léxico básico, frecuente y atemático, principalmente palabras gra- maticales (adjetivos, verbos y sustantivos de carácter general), formado por palabras que aparecen continuamente en cualquier conversación o escrito, in- dependientemente del tema de que se trate (ej. – a, los, no, mucho, hay, dar, persona, poner, etc.); 11 b) el léxico disponible, temático, de contenido semántico muy concreto, inte- grado por palabras que, aun siendo de uso común, sólo se emplean ligadas a un tema (ej. – sartén y tenedor ligadas a la ‘cocina’, o carta y sello relacionadas al ‘correo’). Para recabar ese léxico disponible, los estudiosos franceses prepararon en 1953 unas pruebas asociativas a las que respondieron 416 niñas y 488 niños de 9 a 12 años en cuatro departamentos franceses. Con este estudio, y los realizados posteriormente por Mackey (1971a, 1971b) en áreas francoparlantes de Canadá, se cimentó la base metodológica de la disponibilidad léxica: la recogida de ma- teriales mediante encuestas de listas abiertas en las que durante dos minutos los informantes anotan todas las palabras que les vienen a la mente en relación con una serie de estímulos temáticos. Como se aprecia, la disponibilidad léxica nació –y se mantiene– ligada a una clara finalidad pedagógica: la necesidad de seleccionar los vocablos que deben ser enseñados en la clase de lengua (extranjera o materna). Al mismo tiempo, se caracteriza por indagar en el mundo conceptual-real significativo de una determi- nada comunidad (Gómez Devís, 2004: 8). La utilidad de estas investigaciones es, por tanto, innegable para la lingüística aplicada dada la importancia excepcional que revisten las aplicaciones pedagógicas. Junto a estas, los estudios sobre dispo- nibilidad léxica realizan distintas tareas que, en su día, Azurmendi Ayerbe (1983: 187–195) clasificó en los siguientes tres grupos: • El establecimiento de léxicos básicos, para los que la disponibilidad léxica refleja mejor el uso oral y es más representativa de las realidades sociales. • La reflexión teórica sobre las regularidades en el comportamiento de la dis- ponibilidad y la validez del método de asociación controlada, sobre las relaciones entre el comportamiento de la disponibilidad y el tamaño de la muestra, así como sobre el tamaño de respuestas óptimas. • La comparación inter e intralingüística, sea buscando la comparación y la distancia interlingüística, sea estudiando la comparación intralingüística al anali- zar las variedades geolingüísticas de la misma lengua. Además, se han multiplicado los trabajos de índole dialectológica, sociolin- güística, psicolingüística y etnolingüística (cf. Samper Padilla et al., 2003: 105 y ss.). Al respecto, Ávila Muñoz y Villena Ponsoda (2010: 42–44) enumeran las siguientes aplicaciones: 1) La sociolingüística “somete la disponibilidad a análisis de covariación con los factores sociales que le interesa manejar y determina la caracterización léxica de los sociolectos que integran la comunidad en cuestión” (López Morales, 1999a: 25). Trabajando principalmente a base de cuantificación y no (siempre) de varia- ción cualitativa, diversos estudios1 han demostrado que, “por encima de cualquier 1 Entre otros, destacan: Samper Padilla (2006), Samper Padilla y Hernández Cabrera (1997), Gómez Molina (2006), Gómez Molina y Gómez Devís (2004), Mateo García (1996, 1998) o Samper Hernández (2003a). 12 otro condicionante sociocultural, la edad y el tipo de educación formal de los padres son los factores que determinan las diferencias encontradas en las listas de disponibilidad léxica que generan los distintos grupos de hablantes” (Ávila Muñoz y Villena Ponsoda, 2010: 43). 2) La psicolingüística se interesa por la producción de la lista de léxico du- rante la prueba de disponibilidad léxica. Esta prueba conlleva una tarea cognitiva compleja en la que intervienen determinados procesos psicológicos que, en gran medida, condicionan la mencionada lista, y que han sido investigados, entre otros, por Hernández Muñoz (2006) y Ávila Muñoz y Villena Ponsoda (2010). 3) La etnolingüística estudia las diferencias culturales que se observan entre las comunidades de habla estudiadas a través de los listados de vocablos dispo- nibles, en los que el léxico disponible de cada sociedad aparece como un reflejo de su cultura. Las relaciones entre vocabulario y cultura fueron señaladas ya por Michéa (1950) e investigadas por Mackey (1971a). 4) La dialectología comparada realiza comparaciones diatópicas de los ma- teriales proporcionados por la disponibilidad léxica. El punto de inflexión en estos estudios comparados lo marcó el desarrollo de los índices matemáticos de López Chávez (1992, 1993), que permiten la comparación de las listas de disponibilidad obtenidas en diferentes sintopías. “Todos los estudios que las han empleado nos muestran que junto a los vocablos comunes existen otros exclusivos, lo que nos permite obtener conclusiones sobre el grado de aproximación o compatibilidad entre los diferentes dialectos”2 (Ávila Muñoz y Villena Ponsoda, 2010: 44). 5) La lexicología analiza la composición léxica de las listas, especificando el léxico patrimonial, los grupos léxicos, los acrónimos, las marcas, los extranjeris- mos, etc. En especial, se han desarrollado estudios sobre la penetración y el alcan- ce de los extranjerismos3 o la presencia de faltas de ortografía en las listas, como en el trabajo de Galloso Camacho (2003a: 185–286), en el que esta autora advierte del “panorama desolador” en materia ortográfica y hace una llamada de atención a todos los “organismos competentes” para empezar a tomar medidas sin demora. ii. Esta investigación: Presentación y propósitos El volumen que tiene el lector entre sus manos tiene como objetivo analizar de una manera crítica las bases teóricas y metodológicas en las que se apoyan los estudios de léxico disponible. A partir de una amplia revisión bibliográfica, se pasa revista a las aportaciones más destacadas del Proyecto Panhispánico, presen- tando los diferentes ámbitos lingüísticos en los que se desarrollan estos estudios. 2 Vid. López Morales (1999: 20–21). 3 Entre otros, destacan los trabajos de Paredes García (2001b), Carrera y Bradley (2004), Bar- tol Hernández (2005) y Castañer Martín (2008). 13 En este sentido, pretende completar y actualizar los trabajos anteriores de Samper Padilla et al. (2003), y de Samper Padilla y Samper Hernández (2006), en los que se trazaba un amplio panorama de los logros de la disponibilidad léxica en lengua española4. Como hemos anticipado, la disponibilidad léxica nació con fines pedagó- gicos en Francia (Gougenheim et al., 1956). Estos mismos objetivos inspiraron a Humberto López Morales (1973) a llevar a cabo la primera investigación de disponibilidad léxica en el mundo hispánico, en la que analiza la adquisición del vocabulario y las variables que en él inciden, a partir de una muestra de escolares de la zona metropolitana de San Juan de Puerto Rico. Naturalmente, a esta finali- dad didáctica hacemos alusión en este libro. Sin embargo, con ser la perspectiva didáctica de importancia máxima para el desarrollo de estos estudios, en esta ocasión nos ocupamos solo de manera se- cundaria de este tipo de aplicaciones, ya que el objetivo de esta monografía es el análisis de la fundamentación teórica y metodológica de estos trabajos. Se trata, pues, de una investigación de corte epistemológico, en el sentido en que este es- tudio resulta en una aportación sobre el origen, la estructura, los métodos y la va- lidez misma de la investigación sobre el léxico disponible. Para ello, este trabajo ha buceado en los estudios introductorios de los trabajos que aquí se mencionan, comparando los planteamientos teóricos de los que parten, la metodología em- pleada que de ellos se deriva, y los resultados que con su aplicación se obtienen. Estructuralmente, este libro se compone de siete capítulos, aparte de la In- troducción y el capítulo de Conclusiones. El capítulo I (Los estudios de dispo- nibilidad léxica), está dedicado, por una parte, a la evolución histórica de los procedimientos principales que miden el vocabulario existente en una comunidad de habla. Entre estos procedimientos, el léxico disponible estudia un léxico de contenido semántico muy concreto, existente en el lexicón mental, pero de carác- ter potencial. Por otra parte, se da testimonio de cómo el español ha extraído el mejor provecho de la investigación cuantitativa del léxico por medio de la dispo- nibilidad léxica. Después del trabajo inicial de 1973, Humberto López Morales si- guió investigando en torno a diversos aspectos descriptivos y metodológicos de la disponibilidad léxica, investigaciones que alcanzaron su punto culminante con la publicación del Léxico disponible de Puerto Rico (López Morales, 1999a). Entre una y otra fecha, los estudios sobre el léxico disponible se extendieron por distin- tos países de Hispanoamérica (Puerto Rico, República Dominicana, Costa Rica, México, Chile), llegando a España en 1992 con los primeros estudios de Benítez Pérez (1992) en Madrid, y Samper Padilla y Hernández Cabrera (1992) en Las Palmas de Gran Canaria. Desde entonces, los estudios de léxico disponible han proliferado por toda la geografía española, sobre todo, gracias a la existencia de 4 Con anterioridad, López Morales (1995, 1999a) y Carcedo González (1998b) ya habían des- crito el devenir histórico de la disponibilidad léxica. 14 un ambicioso proyecto panhispánico, el Proyecto de Estudio de la Disponibilidad Léxica en Español, dirigido por el profesor López Morales. Los capítulos II (Bases teóricas y metodológicas de la disponibilidad léxica) y III (Los centros de interés) abordan la renovación epistemológica y metodo- lógica que han experimentado los estudios de léxico disponible en el marco del Proyecto Panhispánico, dedicados a indagar y definir la norma comunitaria adulta de las distintas comunidades de lengua española. No obstante, la discusión meto- dológica no ha estado exenta de controversias, como la que afectó al diseño de la fórmula matemática utilizada en los estudios estadísticos de disponibilidad léxica (Lorán y López Morales, 1983; López Chávez y Strassburger, 1987), o la que se ha manifestado a través de las múltiples propuestas sobre la cantidad y naturaleza de los campos léxicos investigados5. Incluso los criterios de edición del Proyecto Panhispánico (Samper Padilla, 1998a: 311–313), que otorgan homogeneidad al proyecto, se han visto sometidos a frecuentes matizaciones y adaptaciones, como veremos más adelante. Una parte inherente y constitutiva de los estudios de léxico disponible es el uso de herramientas y procedimientos de análisis estadístico, que incluyen tanto la estadística descriptiva como el uso de fórmulas especializadas (índice de dis- ponibilidad, índice de cohesión, análisis multivariante, etc.). Como afirma Mateo García (1998: 14), “mueve a cierta sorpresa un análisis que coloca entre números, índices y magnitudes sociolingüísticas una realidad tan familiar y cotidiana como la abordada por la disponibilidad léxica”. En cualquier caso, este tratamiento cien- tífico sirve para descubrir las características estadísticas más o menos constantes entre los estudios realizados en diferentes comunidades que afectan tanto a la pro- ducción léxica de los centros de interés como al comportamiento de las variables sociolingüísticas consideradas. Estos aspectos son analizados en el mencionado capítulo III y en el V (Los condicionantes extralingüísticos de la disponibilidad léxica), a partir de la comparación de los resultados de las investigaciones españo- las del Proyecto Panhispánico. El capítulo IV (Relaciones entre las palabras en el léxico disponible) se ins- pira en los estudios de Hernández Muñoz (2006), y Ávila Muñoz y Villena Pon- soda (2010), e indaga en las líneas de investigación abiertas por estos estudiosos, encaminadas a descubrir la estructura del lexicón mental partiendo de los datos proporcionados por los estudios de disponibilidad, y mediante la aplicación de los modelos psicolingüísticos más relevantes en la producción del léxico. El capítulo muestra que el análisis de las asociaciones que se producen entre las palabras, sea 5 Al respecto, entre otras, podemos adelantar la propuesta de Ayora Esteban (2006), quien manifiesta la necesidad, por un lado, de recabar información contextual y, por otro, de enunciar centros de interés que ayuden al investigador a compilar listas, no solo de sustantivos, sino también de otras categorías lingüísticas como adjetivos o verbos. A estas características corresponderían centros como ‘Los colores’, ‘Defectos y cualidades físicos y morales’ y ‘Acciones’, que la citada autora incorpora a su investigación. 15 en el interior de una lista léxica producida por un informante, sea dentro del con- junto léxico perteneciente a un colectivo, es una potente herramienta para deducir cuál es la realidad psicológica del léxico disponible. Estudios como el de Hernán- dez Muñoz (2006), que consideran el léxico disponible como un fenómeno cog- nitivo complejo constituyen la aportación más seria a la consecución de la teoría integrada de la disponibilidad léxica preconizada por López Morales (1999a: 26), en la que se conjuguen factores como la memoria semántica, la familiaridad, etc. El capítulo V (Los condicionantes extralingüísticos de la disponibilidad léxi- ca) analiza la incidencia de los factores sociales en la producción léxica. Una de las características principales del Proyecto Panhispánico de Disponibilidad Léxica es la adopción de una perspectiva sociolingüística de corte variacionista, que intenta mostrar la estratificación sociolectal de la disponibilidad léxica de la comunidad estudiada. Según las normas comunes del Proyecto Panhispánico, las variables sociales obligatorias en cada investigación son ʻsexoʼ, (hombre/mujer), ʻcentro escolarʼ (público/privado), ʻzona geográficaʼ (urbano/rural) y ʻnivel sociocultu- ralʼ (alto/medio/bajo). Este capítulo se corresponde con el análisis cuantitativo que de estas variables se hace en las diferentes investigaciones. En el presente es- tudio, mediante la comparación de los datos procedentes de estas investigaciones, se señalan las tendencias que con respecto a cada variable marcan los distintos estudios. Se analizan, además, otras variables, como ‘la edad’ y los condicionantes extralingüísticos que se tienen en cuenta en las situaciones de contacto de lenguas. En el capítulo VI (El análisis cualitativo del léxico disponible) estudiamos una serie de factores lingüísticos que determinan la composición de los listados de léxico disponible que conforman los diccionarios que resultan de las distintas investigaciones. Como afirma García Marcos (1997: 25), además de los factores sociales, es necesario tomar en cuenta en los estudios de léxico disponible “los hechos estrictamente lingüísticos que, no sólo son –o pueden ser– responsables de la configuración que adquiera un determinado nivel de léxico disponible, sino que están en la base misma de la dinámica lingüística y, sociolingüística, por supuesto, de una determinada comunidad de habla”. La naturaleza de los hechos lingüísticos que analizamos permite diferentes clasificaciones de los vocablos que integran las listas, y que reflejan la variación (diatópica, diastrática, diafásica), la importación léxica, la formación y creación de palabras, etc. Por último, antes de las conclusiones finales, el capítulo VII (La compara- ción de los léxicos disponibles) analiza la metodología empleada en las compara- ciones interdialectales. El capítulo presenta, asimismo, el cotejo de cinco léxicos disponibles de España –fin último del Proyecto Panhispánico de Disponibilidad Léxica–, en lo que representa un ensayo para establecer la norma léxica del es- pañol de España. Este ejercicio nos sirve para mostrar lo que de común y diverso tienen estos léxicos disponibles, y para ilustrar lo que será la fase final del men- cionado macroproyecto: la elaboración de diccionarios de léxico disponible que incluyan los resultados de las investigaciones precedentes. I. LOS ESTUDIOS DE DISPONIBILIDAD LÉXICA 1.1. La medición estadística del vocabulario La aparición y desarrollo de los estudios de disponibilidad léxica se relacio- nan con la necesidad de optimizar el proceso de adquisición de la lengua materna, de una parte, y el aprendizaje como segunda lengua por hablantes extranjeros, de otra. Esta necesidad, en lo referente a la programación de la enseñanza del léxico, se ha traducido en la evolución y desarrollo de los procedimientos encaminados a hacer efectiva una adecuada selección de los vocablos que se deben enseñar tanto en las clases de lengua materna como en las de lengua extranjera. ¿Qué palabras hay que enseñar? ¿Cuáles no? ¿Por qué unas sí y otras no? A estas preguntas ha tratado de responder la léxico-estadística, y en la evolución de los cuatro procedimientos principales para la medición estadística del vocabu- lario existente en una comunidad de habla –los diccionarios normativos, la fre- cuencia léxica, el léxico básico y la disponibilidad léxica– (López Morales, 1986: 53–66) se pueden seguir los intentos de plasmar de forma precisa el uso real que los hablantes hacen de la lengua. 1.1.1. Los diccionarios normativos De los diferentes tipos de diccionarios existentes (bilingües, de sinónimos, etimológicos, de colocaciones, de rimas, de dudas, etc.), son los diccionarios generales o normativos los que se ocupan de recoger de manera exhaustiva el caudal léxico de una lengua. En el caso del español, es el Diccionario de la Real Academia Española, conocido por sus siglas DRAE, la referencia obliga- toria del patrimonio léxico para todos los hablantes de español. Su carácter de “depósito” léxico de la lengua española hace que la vigésima segunda, de 2003, cuente con unas 88.500 entradas o lemas. Con respecto a la vigésima primera 18 edición, de 1992, de estos lemas, unos 11.500 son novedades léxicas, entre ellas zapear, liposucción o videojuego, y desaparecen, porque realmente han muerto, otras seis mil palabras. Se añaden, al mismo tiempo, para un mejor reflejo de la realidad lingüística universal, numerosas marcas de americanismos. Se so- breentiende, por tanto, que en los once años que van de una edición a la otra, las nuevas palabras y acepciones ahora incorporadas ya eran antes usadas, al tiempo que muchas de las que se han eliminado habían caído en el olvido desde hacía varios años. Ni qué decir tiene que “ningún hablante conoce todos los vocablos de un diccionario, ni siquiera todas las acepciones de los considerados como más frecuentes o con mayor rendimiento funcional” (Najt y Reizábal, 1989: 220). Al respecto, tomando al azar una página del DRAE, Humberto López Morales (1986: 53) ha clasificado el vocabulario que integra un diccionario normativo, según el grado de conocimiento y uso que un hablante hace de las palabras, en las siguientes clases: a) palabras que nos son totalmente desconocidas, ya que ni las hemos leído ni escuchado en ninguna parte, como empulgadura, empuntar, empurrarse, emun- torio, etc.; b) palabras que nos parecen conocidas, pero que en realidad no sabemos bien lo que significan, como emulgente, emulsivo, emulsor, enacerar, etc.; c) palabras que sí conocemos y entendemos, pero que no utilizamos –léxico pasivo– al hablar o escribir, como emulación, emulador, enajenable, enanismo, etc.; d) palabras que en realidad conocemos, no solo porque las oímos o leemos con frecuencia, sino porque nosotros mismos las usamos –léxico activo–, como empuñadura, enamorado, enamoradizo, enamorar, enano, etc. A continuación, el mismo autor hace un listado de los vocablos que se apartan del léxico general al que, en su afán de exhaustividad, los diccionarios dan cabida a. Entre estos vocablos se hallan: – arcaísmos, palabras anticuadas que se usaron en otra época pero que ya han caído en el olvido, como empulgar (‘armar la ballesta’), enaciyar (tratar las lanas con aceite, acije o aceite de vitriolo’); – regionalismos, palabras que solo se conocen en alguna zona o país del mundo hispánico, como empuntar (‘encarrilar, encaminar, dirigir’, en Colombia, Ecuador y El Salvador), engrudo (‘cola de pegar’, en Canarias); – tecnicismos, palabras científicas manejadas solo o principalmente por es- pecialistas, como emunción (‘evacuación de los humores y materias superfluas y nocivas’), enálage (‘figura que consiste en mudar las partes de la oración o sus accidentes; como cuando se pone un tiempo del verbo por otro, etc.’); – cultismos, palabras empleadas muy ocasionalmente por hablantes de gran cultura y de amplio dominio léxico, como enajenar (‘pasar o transmitir a otro el 19 dominio de una cosa o algún otro derecho sobre ella’), enalbar (‘caldear y encen- der el hierro en la fragua tanto, que parezca blanco de puro resplandeciente’). El listado anterior muestra que los diccionarios normativos constituyen un buen depósito de todo –o casi todo– el caudal léxico de una lengua. Sin embar- go, –concluye López Morales (1986: 54) no son adecuados pedagógicamente1 para delimitar y enseñar las palabras “que tienen realmente vida común entre los hablantes de una comunidad”. 1.1.2. La frecuencia léxica La exhaustividad de los diccionarios normativos, que recogen todo el caudal léxico de una lengua se vio depurada por las listas de frecuencia, compuestas por los vocablos que se repiten con más frecuencia en los textos de una comunidad. La frecuencia léxica, se basa en el índice ‘frecuencia’, que indica el número de apariciones de los vocablos (o palabras diferentes) en los textos computados. Estos vocablos se ordenan según rangos, es decir, estableciendo una jerarquía de acuerdo a la cantidad de veces que se repiten en un texto. Si se toman muchos textos, orales y escritos, representativos de la lengua de un país o comunidad, se llegaría a tener una lista de las palabras realmente usadas allí, jerarquizada por rangos de aparición, en definitiva, una lista de frecuencia. “Las palabras más frecuentes son, principalmente, las que sirven para man- tener la estructura del mensaje, mientras que las voces realmente portadoras de información se repiten relativamente poco en el discurso” (Alvar Ezquerra, 2005: 22). Tanto es así que, según Alvar Ezquerra (2003: 100) “en español, las 100 palabras más frecuentes representan más del 30 del material léxico que constituye cualquier texto; con las 1000 más frecuentes se llega a más del 50 de todo texto; con las primeras 5000 se alcanza más del 90 ”. Las palabras más frecuentes son de tipo gramatical (preposiciones, determinantes, pronombres, conjunciones, adverbios), además de los nombres de los objetos inmediatos y los verbos y adjetivos elementales. Ello se puede apreciar en la lista de las 160 pa- labras más frecuentes (véase Cuadro 1.1) del Diccionario de frecuencias de las unidades lingüísticas del castellano de Alameda y Cuetos (1995), que maneja un corpus de textos de 2.000.000 de palabras del periodo 1980–1995: 1 Un buen diccionario para la enseñanza de L2 debe contener, según Alvar Ezquerra (2003: 104–105), información sobre: a) división silábica, b) pronunciación, c) léxico usual en la lengua escrita y hablada, d) definiciones claras, breves y no sinonímicas, e) abundantes ejemplos de uso, f) uso gramatical y estilístico, g) familias de palabras, h) ilustraciones contextualizadoras, i) pesos, medidas, nombres geográficos y otros elementos culturales. 20 Cuadro 1.1. Las 160 palabras más frecuentes del español, según Alameda y Cuetos (1995) de la que y el en a los se un no las con una por del su lo es al como para más o me pero le sus si sin era había ya mi todo ha sobre o ser cuando 116480 78770 67636 60094 54027 49542 44456 31399 28254 25119 24135 21768 20405 19973 19723 19170 16533 15375 14453 12290 11958 11493 9401 8945 8648 8226 7908 7057 5856 5324 5201 5161 4772 4738 4499 4389 4144 4106 3697 3467 porque qué ni entre muy hasta nos ella son sólo dos vez él tan desde así te este bien hay también siempre esta vida todos fue años tiempo eso ahora mismo nada otro está cada uno puede algo hombre otra 3447 3395 3370 3233 3146 3049 3019 2974 2897 2883 2865 2837 2789 2725 2702 2683 2515 2498 2459 2454 2428 2425 2368 2293 2287 2265 2255 2226 2163 2145 2138 2097 2096 2050 1993 1988 1974 1969 1965 1953 estaba menos ese sino día casa mundo han esa poco después donde aunque tanto tiene pues sí dijo (50 ) hace antes entonces les hacia unos mucho ojos e nunca tenía decir casi otros ellos tal aquel mujer parte gran mientras hacer cosas cómo veces todas ver madre noche sido mejor 1925 1891 1854 1841 1798 1775 1775 1740 1736 1725 he 1695 esto 1692 luego 1687 toda 1673 aquí 1671 hecho 1645 1621 aquella 1607 momento – 1601 1585 1564 1532 1525 1512 1504 1466 1441 1423 1417 1416 1410 1383 1369 1354 1350 1336 1335 1300 1292 tres mano quien mis ante misma otras tu sea forma padre fin durante mas nadie habían allí cuerpo jugar contra aún tarde caso 1292 1274 1271 1249 1232 1219 1209 1209 1209 1194 1174 1164 1151 1150 1148 1140 1133 1110 1106 1099 1080 1073 1072 1053 1039 1039 1033 1031 1027 1023 1018 1011 1006 1003 998 998 998 974 964 960 953
Pobierz darmowy fragment (pdf)

Gdzie kupić całą publikację:

Disponibilidad léxica. Teoría, método y análisis
Autor:

Opinie na temat publikacji:


Inne popularne pozycje z tej kategorii:


Czytaj również:


Prowadzisz stronę lub blog? Wstaw link do fragmentu tej książki i współpracuj z Cyfroteką: