Cyfroteka.pl

klikaj i czytaj online

Cyfro
Czytomierz
00239 007686 13856359 na godz. na dobę w sumie
Globalizacin y desarrollo sostenible - ebook/pdf
Globalizacin y desarrollo sostenible - ebook/pdf
Autor: Liczba stron: 294
Wydawca: Wydawnictwa Uniwersytetu Warszawskiego Język publikacji: polski
ISBN: 9788323535102 Data wydania:
Lektor:
Kategoria: ebooki >> edukacja >> geografia
Porównaj ceny (książka, ebook (-20%), audiobook).
En el presente tomo se están mostrando diferentes temas relacionados con el desarrollo sostenible dentro del contexto de globalización. Esta colección de textos seleccionados discute varias teorías del desarrollo, la sostenibilidad, las políticas espaciales, industriales y sociales. La mayoría de los artículos se dedican al desarrollo en caso de varias regiones colombianas. La idea de globalización nos trae varias imágenes relacionadas tanto con la vida profesional y cotidiana, como, en general, con la organización social, política y al final también espacial. Las manifestaciones de globalización en cada región y en cada lugar no son iguales y dependen de varios actores medioambientales, económicos, sociales, políticos, culturales, etc. El desarrollo sostenible dentro del contexto de globalización muestra varias caras y varias alternativas de los caminos del desarrollo dentro del contexto local y regional. Esta publicación es efecto de colaboración de la Facultad de Geografía y Estudios Regionales de la Universidad de Varsovia con la Universidad de Manizales. This volume presents different issues related to sustainable development shown within the context of globalization. A collection of selected texts discusses various theories of development, sustainability, and spatial, industrial and social policies. Most of the articles are devoted to the development of various Colombian regions. The idea of globalization brings us several images related to both professional and daily life, as well as, in general, social, political and spatial organization. The manifestations of globalization in each region and in each place are not the same and depend on a number of environmental, economic, social, political, cultural, etc. actors. Sustainable development within the context of globalization shows several faces and several alternatives of development paths within the local and regional context. This publication is the result of collaboration of the Faculty of Geography and Regional Studies of University of Warsaw, Poland with the University of Manizales, Colombia.
Znajdź podobne książki Ostatnio czytane w tej kategorii

Darmowy fragment publikacji:

1. ELEMENTOS DE PROPUESTA PARA DISCUTIR LA RELACIÓN GLOBALIZACIÓN, ÉTICA Y DESARROLLO SOCIAL Ciro Alfonso Serna Mendoza, Diana Sofía Serna Giraldo 1. Globalización y lo local Globalización es un concepto de amplia divulgación, con el cual se hace referen- cia a la creciente internacionalización de los procesos económicos (producción, inversión, comercio) políticos y culturales, dando como resultado su acelerada interdependencia a nivel mundial y la generación de poderes y dinámicas que tienden a rebasar la capacidad de acción de los Estados y de los actores tradi- cionales condicionando claramente sus intervenciones. En forma simultánea, como resultado y  a  la vez como condición de  esta globalización, se observa en  el  área económica una creciente liberalización de  los fl ujos internacionales de  bienes, servicios, inversiones y  capitales. La estructura económica mundial va dejando de ser un agregado de economías nacionales vinculadas por los fl ujos de comercio e inversión para convertirse progresivamente en una red única de mercados donde los países son apenas puntos de esa densa red. La amplitud y variedad de los fenómenos en proceso de globalización tiende a extenderse a casi todas las esferas de la vida humana y permite concluir que, por primera vez en la historia, la “humanidad ha dejado de ser una abstracción para convertirse en una realidad y material y cotidiana”. El fenómeno tiene una larga historia y  en modo alguno es algo de  las últimas décadas. En un estricto sentido, el  proceso arranca de  lo que desde la  perspectiva europea se denominó descubrimiento y  colonización de  Amé- rica y que en realidad fue el inicio de la incorporación de ese continente, así como de África y Asia, al mercado europeo, en la esfera comercial inicialmente y luego en la industrial y fi nanciera. El proceso siguió su propia lógica y, al menos en su dimensión económica, era ya tan obvio desde principios del pasado siglo que fue objetivo de variados tipos de  análisis y  teorizaciones. Obedece entonces, como ahora a  la propia dinámica o  lógica interna del capital la  cual le lleva a  superar fronteras, distancias, ideologías y cualquier otro tipo de barrera en el proceso inherente de  creación de  un mercado mundial para la  realización de  la mercancía ( producción, distribución, consumo) y la maximización de la ganancia. Se trata 12 CIRO ALFONSO SERNA MENDOZA, DIANA SOFÍA SERNA GIRALDO de la reproducción ampliada del capital a escala mundial. Sin embargo, es justo reconocer que en las últimas décadas su dinámica se ha acelerado, ha adquirido nuevas facetas y se ha hecho mucho más compleja. Hay que plantear, que la globalización en sí misma parece ser un proceso inevitable e irreversible que podría avanzar aceleradamente, como lo hizo en  el  período de  1870 a  1913 o  como lo está haciendo en  las  dos últimas décadas y que podrá frenarse como sucedió a raíz de las grandes guerras mun- diales. La otra alternativa a la lógica del capital, ha desaparecido en términos prácticos. Lo que no son ni inevitables ni mucho menos aceptables son las actuales modalidades de esa globalización, los intereses de sus principales impulsado- res y  los efectos negativos que está provocando en  amplios segmentos de  la humanidad. Más inaceptable aún sería “convertir la globalización en una cons- trucción de  carácter ideológico para justifi car la  autorregulación del sistema económico mundial sólo a través de la simple lógica del mercado” [Touraine 1996:15] porque es bastante obvio que, tal como se ha dado hasta el presente, la  globalización económica no ha sido favorable para el  desarrollo humano, al menos en los países del Tercer mundo y, de no introducirse cambios funda- mentales en ella nunca lo será. El problema de la globalización, es que el modelo propuesto y en proceso de  implantación a  nivel mundial, no es generalizable, fomenta una creciente concentración del poder y  de  las riquezas, implica múltiples contradicciones y conlleva a la exclusión de grupos sociales y hasta de pueblo enteros. Es claro, que el principal temor del fenómeno de la globalización es que entre a afectar a las economías locales, y con ello su desarrollo local. Es bas- tante complejo, permitir una visión del desarrollo local, dentro del ámbito de un mundo globalizado. Sin embargo un reforzamiento de la cultura, de la política interna de los países, pueden impulsar un desarrollo local que se benefi cie de  los logros generados por la globalización. Aunque claro está, si aceptamos las  siguientes defi niciones de  globaliza- ción podemos notar que el desarrollo local se coloca en peligro. Ahora bien, el término globalización aparece a principios de los ochenta, cuando intelectuales y  periodistas anglosajones comienzan a  hablar de  ella. El término se origina en la literatura dedicada a las empresas transnacionales. Más tarde designan un fenómeno complejo de apertura de las fronteras polí- ticas de  liberalización que permite que la  actividad económica se despliegue en  el  mundo entero. Frente a  este aspecto, Héctor Guillén Romo, profesor del departamento de  Economía de  la Universidad de  Paris VIII, plantea lo siguiente: “A este respecto Robert Boyer distingue cuatro concepciones diferen- tes de la globalización”. La primera concepción la atribuye a Theódore Lewitt, quien defi ne el fenómeno en su artículo The Globalization of Markets aparecido en al “Harvard Business Review” en junio de 1983. 1. ELEMENTOS DE PROPUESTA PARA DISCUTIR LA RELACIÓN GLOBALIZACIÓN... 13 Para Lewitt, la  globalización toca sólo los intercambios internacionales y  más específi camente la  gestión sobre una base mundial de  las empresas transnacionales y su capacidad para implantarse en cualquier parte del mundo y vender sus productos. Según esta acepción, la globalización equivaldría a una convergencia de  los mercados que permitiría a  las empresas transnacionales vender los mismos bienes de la misma manera en todo el mundo. La segunda defi nición es la de Kenichi Ohmane (Triad Power [1990]), para quien la globalización se refi ere no tanto a la conquista de los mercados por las empresas como a la aplicación de una estrategia y de una forma de gestión totalmente integrada en escala mundial. Se trata de la adquisición de una visión global que conduce a la empresa de la exportación a una integración mundial de sus actividades y un control total de toda la cadena creativa: Investigación y  desarrollo, ingeniería, producción, marketing, fi nanciamiento y  servicios. La tercera defi nición de  la globalización la  saca del cuadro de  la gestión de las empresas transnacionales para situarla en el marco del funcionamiento del sistema internacional. En esta perspectiva más bien macroeconómica, destaca el intento de las empresas transnacionales de redefi nir las reglas del sistema internacional en  su favor. Los autores defi enden esta perspectiva señalando que las  transnacionales controlan una parte creciente de  la pro- ducción mundial, de tal suerte que los estados se volverían impotentes frente a sus estrategias. En estas condiciones, la globalización designaría el proceso mediante el  cual las  empresas más internacionalizadas intentarían redefi nir en su benefi cio las reglas previamente impuestas por los Estados-Nación. La cuarta defi nición insiste en  los problemas que plantea la  existencia de una economía cada vez más mundializada (dirigida en parte por las trans- nacionales) y la gestión de los países administrados sobre una base nacional. En el pasado la economía era internacional, dado que su evolución se encon- traba determinada por la  interacción de  procesos operando con base en  los Estados-Nación. El período contemporáneo sería testigo del surgimiento de una economía globalizada en la cual las economías nacionales desaparecerían para rearticularse en el seno de un sistema operando directamente en escala internacional. Así, la  existencia de  Estados-Nación resultaría contradictoria respecto a un sistema económico cada vez más globalizado. Todas estas defi niciones distan de ser equivalentes, ya que ponen el acento en uno u otro aspecto de la tendencia a la globalización que se vive en la actua- lidad” [Guillén Romo 2000:125]. Los planteamientos anteriores dejan entrever algunas preguntas: ¿Es posi- ble el  afi anzamiento de  la ética en  un mundo globalizado? ¿Cómo se puede estimular y  desarrollar la  ética en  un contexto global? ¿Son viables políticas de desarrollo sostenible en un mundo globalizado? ¿El desarrollo local pierde vigencia dentro del ámbito de la globalización? ¿La globalización cinética esti- mula y propicia la guerra en el planeta? ¿Puede un país como Colombia, salirse del marco de un confl icto bélico, en un contexto globalizado? 14 CIRO ALFONSO SERNA MENDOZA, DIANA SOFÍA SERNA GIRALDO Los interrogantes anteriores son trabajados por autores de  la escuela francesa, quienes proponen que es viable un desarrollo local con perspectiva educativas, éticas y  sociales dentro de  la globalización. En este caso, encon- tramos a Fernand Braudel [1979], quien hace aportes para integrar desarrollo local con lo global. El aporte lo hace desde el  concepto de  ECONOMÍA – MUNDO. Con esta palabra se entiende la economía de sólo una porción del planeta, en la medida en que forma a un todo económico, “un todo económico así” según las  palabras de  Braudel. Para Braudel, la  economía – mundo se defi ne como una triple realidad: se trata de  un especio geográfi co que varia con lentitud. Los límites de  la economía-mundo se defi nen donde comienza otra economía del mismo tipo. La economía-mundo tiene un centro represen- tado por una ciudad dominante. En el  pasado se trataba de  Estados-cuidad y en la actualidad de una capital en el sentido de capital económica. Aunque puede existir, incluso de manera prolongada, dos centros a la vez en una misma economía-mundo, uno de los centros termina por ser eliminado. Ahora bien, la  economía-mundo se divide en  zonas sucesivas jerarqui- zadas. En primer lugar el  corazón, es decir, la  región que se extiende alre- dedor de  un centro. Después vienen las  zonas intermedias alrededor de  un pivote central, y por último, las zonas periféricas subordinadas y dependientes de las primeras. En esta situación que plantea Braudel, es posible un desarrollo local, sin embargo se hace necesario esperar para observar si en la práctica un mundo globalizado, permite la  coexistencia pacifi ca con lo cual, orientado a  lograr educación ética y desarrollo sostenible. Existen, sin embargo, autores que desde distintas visiones establecen que la globalización sólo busca desaparecer la noción de Estado-Nación. Esta concepción proclama la  muerte del Estado, y  se le entrega a  las fuerzas del mercado la tarea de la asignación de los recursos económicos, bajo el supuesto que de  aquella forma, por si misma, la  actividad económica resolverá más efi cientemente los problemas y defi ciencias de la sociedad. F. Fukuyama, reivin- dica este postulado y en su obra El último hombre y el fi n de la historia plantea: “El nacionalismo y la cultura nacional son menos racionales que la democracia universal… son obstáculos para el  establecimiento de  democracias exitosas y economías de mercado, obstáculos condenados a desaparecer a medida que se imponen los valores liberales”. En este planteamiento de Fukuyama, subyace la idea que la noción de iden- tidad colectiva es una fi cción ideológica lo que constituye en un cimiento de los nacionalismos. La reciente guerra organizada por la coalición en contra de Irak, en cierta medida descansa sobre este supuesto de Fukuyama: Acabar con los nacionalis- mos (en este caso el musulmán iraquí) y por ende instaurar la libertad. En este sentido, ¿qué es la libertad? Sería la instauración de un paradigma, impuesto por el  valor de  la guerra, en  el  cual una cultura del consumo a  ultranza, 1. ELEMENTOS DE PROPUESTA PARA DISCUTIR LA RELACIÓN GLOBALIZACIÓN... 15 fortalecida por unos medios de  comunicación al  servicio de  un esquema de  vida basado en  la  tendencia deslumbrante de  objetos, implica un Estado (en el caso que éste no sea neutralizado del todo) abierto y complaciente con las  empresas globales, para que éstas se instalen y  conviertan a  los países, en  plataformas productivas en  las  que la  mano de  obra barata y  la  ausencia de regulaciones laborales, fortalezcan sus ventajas competitivas a nivel global, pues su mercado, al fi n y al cabo “es el mundo”. 2. Ética y moral de la globalización Suelen confundirse indistintamente los conceptos de  ética y  moral. Para muchas personas, estos términos son una misma cosa. La confusión radica en  lo siguiente: la  palabra moral viene del latín mos-moris (que signifi ca costumbre), la palabra ética, proviene del griego ethos (signifi ca costumbre). En este caso, el signifi cado de las palabras depende del tiempo y del espacio, en una palabra de los contextos. No signifi ca lo mismo costumbres en Roma que en Grecia. Costumbre en Grecia signifi ca todo aquello que viene de den- tro, de la armonía entre el hombre y la naturaleza. Por el contrario costumbre en Roma, signifi ca todo aquello que viene de fuera, lo que está impuesto por las normas, las leyes, los códigos [Torres Alayón 2002:51]. En este orden de ideas ¿qué signifi ca costumbre en un mundo globalizado? ¿Cuál es el “ethos” de la globalización? En un mundo globalizado costumbre signifi ca generar leyes, códigos, normas, actuaciones de  los individuos por miedo a  las sanciones. Es una negación a  la búsqueda del bien común, una racionalidad orientada al lucro. De ahí, que la globalización se mueva en un “ethos” en donde la desigualdad social es la prioridad. Según Canclini: “El modo neoliberal de hacer la globali- zación consiste en reducir empleos para reducir los costos, compitiendo entre empresas trasnacionales que no sabe desde donde se dirigen, de manera que los intereses sindicales y nacionales casi no pueden ejercerse. Todo ello lleva a que más del 40 por ciento de la población Latinoamericana que está privada de trabajos estables y seguridades mínimas, sobreviva en las aventuras también del comercio informal, de la electrónica japonesa junto a la ropa del sudeste asiático, “suburbios” que son los centros históricos de las grandes ciudades, hay parcas razones para estar contentos mientras lo que llega de todas partes se ofrece y  se disemina para que algunos tengan e inmediatamente olviden” [Canclini Garcia 1995:12]. Así también, frente a  este tema Ernesto Sábato, señala lo siguiente: “La  capacidad de  convicción de  nuestra civilización es casi inexistente y  se concentra en convencer a la gente de las bondades de sus cachivaches, que por cientos de  millones se ofrecen en  el  mercado, sin tener en  cuenta la  basura que se acumula hora a hora. La globalización que tanta amargura me ha traído, 16 CIRO ALFONSO SERNA MENDOZA, DIANA SOFÍA SERNA GIRALDO tiene su contrapartida: ya no hay posibilidades para los pueblos ni para las per- sonas de jugarse por sí mismos. Esta es una hora decisiva no para éste o aquel país, sino para la tierra toda” [Sabato 2001:18]. Dados los planteamientos anteriores, podemos colegir que el “ethos” de la globalización está orientado a  generar una cultura el  consumo y  el  sub con- sumo; en donde grandes masas de desposeídos presionan los mercados para ganarse un pedazo de pan. Cuando esto no se soluciona, ocasiona confl ictos bélicos que se perpetúan en el tiempo y el espacio. En un “ethos” donde la concentración del capital aumenta, y la desigual- dad social genera violencia en  distintas modalidades: violencia intrafamiliar, callejera, tráfi co de drogas ilícitas, prostitución infantil, pornografía, guerrillas y paramilitarismo. Debe corregirse este tipo de “ethos” que subyace al interior de la globaliza- ción, porque lo único que puede producir es más violencia y guerras intestinas en los países del planeta. Si el “ethos” de la globalización, no tiende a mejorar, buscando una ética que se preocupe por un arte de  vivir y  saber vivir (en la  visión de  Sava- ter [1990]), por una cultura del bien común con posibilidades para todos, prontamente el mundo empezará a derrumbarse estrepitosamente. 3. A manera de propuesta Algunos elementos para el logro de una ética que rompa con el esquema de guerra En un mundo globalizado para un país como Colombia, el  cual se enfrenta en los actuales momentos a una crisis política, económica y social, necesita- ríamos articular los siguientes elementos: 1. Articulación entre Educación, Desarrollo Humano y Desarrollo Social. En este contexto la  educación se entenderá como un proceso que permita que las  personas estén en  condiciones de  apropiarse de  los conoci- mientos, habilidades, destrezas y  valores indispensables para actuar en  pro- cura de las soluciones a los problemas de la sociedad colombiana de nuestros tiempos que hoy padece. La adecuada relación entre desarrollo social y  humano implica reconcep- tualizar la educación. En este sentido, hacerlo de manera que la educación no sea concebida tan sólo a la escolaridad o a un proceso propio de ciertas edades de  la vida. Por el  contrario, es indispensable recuperar para la  educación su papel de  proceso social y  humano en  el  cual, simultáneamente el  individuo y  la  sociedad, se van construyendo día a  día y  a  lo largo de  toda su vida, en mutua interacción con el medio ambiente. 2. Gobernabilidad, Democracia y  una Política Social del Estado. La gobernabilidad aparece estrechamente ligada a la subsistencia del régimen 1. ELEMENTOS DE PROPUESTA PARA DISCUTIR LA RELACIÓN GLOBALIZACIÓN... 17 democrático colombiano, que tiene que garantizar su capacidad de  gobernar y de ejercer un “buen gobierno”, especialmente para lograr un adecuado nivel de la población. Con el concepto de política social de “Estado”, se busca que existan con- sensos entre partidos políticos que garanticen la continuidad de las políticas sociales, de  tal manera que se puedan obtener resultados que trasciendan la duración de un gobierno. 3. Racionalización del Gasto Social. Se trata de aumentar la efi ciencia y  la  efi cacia, en  la  utilización de  los recursos disponibles; se trata de  gastar bien. Para lograr un modelo de  desarrollo social en  Colombia, se necesita priorizar los sectores en los cuales se solucionarán problemas e invertir ade- cuadamente los recursos. 4. Vinculación del Desarrollo Sostenible con el  Desarrollo Social. Hay que involucrar el  concepto de  desarrollo sostenible, con fi nes sociales. Por tal motivo, por Desarrollo Sostenible entenderemos el  manejo y  conservación de  la base de  recursos naturales y  la  orientación de  cambio tecnológico e institucional, de  tal manera que asegure la  continua satisfac- ción de  las necesidades humanas para las  generaciones presentes y  futuras. La Comisión Brundtland indica que “es el que busca satisfacer las necesidades del presente sin comprender la  capacidad de  las generaciones futuras para alcanzar sus propias necesidades”. 5. Regreso a  la Ética. A  las costumbres que vienen dentro. Generar ambientes y espacios donde los seres humanos actúen no por miedo a las san- ciones o a las obligaciones, sino por esa armonía que “de su yo” busca el bien común. Un espacio donde el hombre actúe en libertad involucrando en su rea- lidad el reconocimiento del otro que de alguna manera afecta o puede afectar la suya, y para cuya equidad debe existir diálogo y consenso que identifi quen senderos comunes. Por eso, se hace necesario la confi rmación de redes y cír- culos éticos, dado que con actitudes éticas desde lo personal, se evitan tanto sanciones como auditorias que incrementen costos operacionales y alejan a las sociedades de mejores estudios de bienestar y desarrollo. Conclusiones • Con el concepto de globalización encontraremos que la humanidad tiene a casi todas las esferas de la vida humana y permite concluir que, por primera vez en  la  historia, la  “humanidad ha dejado de  ser una abs- tracción para convertirse en  una realidad material y  cotidiana”, según expresión de Touraine. • Es viable la coexistencia del desarrollo local en un mundo globalizado. Esto se puede trabajar a partir de los postulados de Braudel, con el con- cepto de economía-mundo. 18 CIRO ALFONSO SERNA MENDOZA, DIANA SOFÍA SERNA GIRALDO • Para enfrentar los retos de  un mundo globalizado, Colombia debe acometer inversiones en  educación, ciencia y  tecnología, porque hacia el futuro no podríamos ser competitivos. • El Desarrollo Sostenible, como mecanismo de bienestar de los pueblos, debe ser ampliamente estudiado en la globalización, porque de lo con- trario la humanidad tendrá a pauperizarse. • La globalización debe tener implícita una ética del bien común, sino va a desencadenar guerras y confl ictos en el planeta. Bibliografi a Agargwal A.A.N., Sing S.P. 1973. La economía del subdesarrollo. Madrid. Benetti C. 1974. La acumulación en los países capitalistas subdesarrollados. México F.C.E. Bitar S.. 1988. Neoliberalismo Versus Neo-estructuralismo en América Latina. “Revista de la CEPAL”, abril, No. 34, pp. 45–63. Braudel F. 1979. Civilization Matérielle, économie et capitalismo. XVe–XVIIIe Siécie. París: Armand Colín. Canclini Garcia N. 1995. Consumidores y ciudadanos; confl ictos multiculturales de la globaliza- ción. México D.F.: Edit. Grijalbo, pp. 200. Cárdenas M. 1992. Flujos de capital e inversión en los modelos de crecimiento endógeno. Un análisis empírico para los países en desarrollo. Bogotá: “Coyuntura económica”, abril, vol. 22, No 1, pp. 113–117. De Hann A. 1999. Exclusión social en la política y la investigación: “operacionalización del concepto”. En: C. Corredor Martínez (ed.). Pobreza y Desigualdad. Refl exiones conceptuales y de medición. Bogotá: Editora CINEP, pp. 18–38. Departamento Nacional de Planeación. 1991. La Revolución Pacífi ca. Plan de Desarrollo Eco- nómico y Social 1990–1994. Santa Fe de Bogotá C.D., pp. 17. Dornburg R., Fischer S. 1994. Macroeconomía. Capitulo 1. Madrid: Edit. McGraw-Hill. Doyal L., Gough I. 1994. Teoría de las necesidades humanas. Colección Economía Crítica. Bar- Fernández J. 1991. Inversión extranjera y apertura económica. Bogotá: “La República”, julio, celona: Edit. Tesis S.A. No. 26, p. 13. Galbraith J.K. 1991. Economic in the Century Ahead. “The Economic Journal”, January, Guillén Romo H. 2000. La globalización del consenso de Washigton. México: “Revista Comer- vol. 101, No. 404, pp. 41–46. cio Exterior”, febrero, vol 50, No. 2. Hernández Garcia A. 1992. Los determinantes de la inversión en Colombia. Una nueva reseña. Bogotá: “Banca y Finanzas”, febrero, No. 1, pp. 13–22. Jacobs M. 1995. Economía verde. Medio ambiente y desarrollo sostenible. Bogotá: Edit. Tercer Mundo, UNIANDES. Kamanovitz S. 1992. El Plan de Desarrollo. La ciencia y la tecnología. “Revista de Planeación y Desarrollo”, mayo, vol. XXII, No. 1 D.N.P. King H., Kuschel K.-J. 1994. Hacia una ética mundial. Declaración del parlamento de las regions del mundo. Madrid: Edit. Trotta. Lewis A. 1984. El estado del a tecnología del desarrollo. “Comercio Exterior”, abril 4, vol. 34, No. 4. 1. ELEMENTOS DE PROPUESTA PARA DISCUTIR LA RELACIÓN GLOBALIZACIÓN... 19 Orlando Melo J. (ed.), Arrubla M., Alvarez L.A. et al. 1991. Colombia hoy. Perspectivas hacia el siglo XXI. Santafé de Bogotá: Siglo XXI Editores. Rudrik D. 2002. Cómo hacer que la apertura funcione: la nueva economía global y los países en desarrollo. Bogotá D.C.: Tercer Mundo Editores. Sábato E. 2001. La resistencia. Bogotá: Edit. Seix Barral. Savater F. 1990. Ética para Amador. Stafé de Bogotá: Edit. Alianza. Sortori G. 1990. Qué es la democracia. Madrid: Edit. Alianza. Sarmiento Anzola L. 1996. Utopía y sociedad. Una propuesta para el próximo milenio. Santafé de Bogotá: Fundación FESCO de Colombia. Sen A. 1997. Bienestar, Justicia y mercado. Instituto de Ciencias de la Educación y la Uni- versidad Autónoma de Barcelona: Edit. Paidós. Sen A. 2000. Desarrollo y Libertad. Bogotá: Edit. Planeta. Sen A.1995. Nuevo Examen de la desigualdad. Madrid: Edit. Alianza Economía. Torres Alayón B. 2002. El valor agregado de la ética. Memorias VI Encuentro Nacional de Decanos y Directores de Facultades de Economía. Consejo Nacional de Economía. Bogotá D.C., septiembre, pp. 51–54. Touraine A. 1996. La globalización como ideología. Madrid, España: Periódico “El País”, septiembre 29, p. 15. ELEMENTOS DE PROPUESTA PARA DISCUTIR LA RELACIÓN GLOBALIZACIÓN, ÉTICA Y DESARROLLO SOCIAL Resumen: Aquí se presenta una propuesta para analizar, cómo es posible la ética y el desarrollo social, en un mundo globalizado. Se hace una discusión sobre las defi niciones de la globalización, los autores que la abor- dan, y la importancia para el mundo contemporáneo. Palabras clave: globalización, ética, desarrollo social ELEMENTS OF PROPOSAL TO DISCUSS THE RELATIONSHIP BETWEEN GLOBALIZATION, ETHICS, AND SOCIAL DEVELOPMENT Abstract: Here is presented a proposal to analyze, how is ethics and social development possible, in a globalized world. There is a discussion about the defi nitions of globalization, the authors that address it, and the importance for the contemporary world. Keywords: globalization, ethics, social development.
Pobierz darmowy fragment (pdf)

Gdzie kupić całą publikację:

Globalizacin y desarrollo sostenible
Autor:

Opinie na temat publikacji:


Inne popularne pozycje z tej kategorii:


Czytaj również:


Prowadzisz stronę lub blog? Wstaw link do fragmentu tej książki i współpracuj z Cyfroteką: