Cyfroteka.pl

klikaj i czytaj online

Cyfro
Czytomierz
00167 005862 11250597 na godz. na dobę w sumie
Los modos verbales en español y en polaco - ebook/pdf
Los modos verbales en español y en polaco - ebook/pdf
Autor: , Liczba stron:
Wydawca: Wydawnictwo Uniwersytetu Łódzkiego Język publikacji: Hiszpański
ISBN: 978-83-7969-700-7 Data wydania:
Lektor:
Kategoria: ebooki >> nauka języków obcych >> hiszpański
Porównaj ceny (książka, ebook, audiobook).

La selección modal es una de las mayores dificultades para los aprendices extranjeros de español, siendo el dominio teórico y práctico del subjuntivo motivo de grandes problemas para quienes no tienen este modo en su lengua materna. Este es el caso del idioma polaco. De ahí la doble finalidad de este estudio: describir el funcionamiento de los modos verbales desde las perspectivas sintáctica, semántica y pragmáticodiscursiva y ofrecer a los lectores una herramienta teórica que facilitaría el aprendizaje práctico de los modos españoles, sobre todo del subjuntivo. Una de las aportaciones más importantes de este libro, desde el punto de vista de la teoría lingüística general, es el análisis contrastivo de los modos verbales españoles y polacos.

Znajdź podobne książki Ostatnio czytane w tej kategorii

Darmowy fragment publikacji:

Antonio Pamies Bertrán – Universidad de Granada, Facultad de Letras, Departamento de Lingüística General y Teoría de la Literatura, Campus de Cartuja s/n, Granada 18071 Wiaczesław Nowikow – Universidad de Łódź, Facultad de Filología Departamento de Filología Española, 90-236 Łódź, ul. Pomorska 171/173 Colección “Manufactura Hispánica Lodziense” Lingüística Director Wiaczesław Nowikow Marek Baran, Antonio López González, Agnieszka Wilczyńska Comité de Redacción Comité Científico Janusz Bień (Lublin), Rafael Cano Aguilar (Sevilla), Francisco García Marcos (Almería) Joaquín García-Medall (Soria), Mario García-Page (Madrid), Justino Gracia Barrón (París) Tomás Jiménez Juliá (Santiago de Compostela), Silvia Kaul de Marlangeon (Río Cuarto) Margarita Lliteras (Valladolid), Juan de Dios Luque Durán (Granada), Lucía Luque Nadal (Córdoba), Luis Luque Toro (Venecia), Emilio Montero Cartelle (Santiago de Compostela) Antonio Narbona (Sevilla), Antonio Pamies Bertrán (Granada), José Luis Ramírez Luengo (Querétaro), Emilio Ridruejo (Valladolid), Guillermo Rojo (Santiago de Compostela), Manuel Romero Oliva (Cádiz), Ewa Stala (Cracovia), Jerzy Szałek (Poznań), Janusz Pawlik (Poznań) Alexandre Veiga (Lugo), Edyta Waluch-de la Torre (Varsovia), Joanna Wilk-Racięska (Katowice) Reseñas Janusz Pawlik, Alexandre Veiga Redactora Técnica de la Editorial de la UŁ Dorota Stępień Composición tipográfica MUNDA – Maciej Torz Diseño gráfico de la portada Łukasz Orzechowski Fotografía de la portada Clotilde y Elena en las Rocas, Jávea – by Joaquín Sorolla https://pl.wikipedia.org/wiki/Plik:Bastida_clotilde-elena.jpg#filelinks Domena publiczna © Propiedad de la Universidad de Łódź, Łódź 2015 Publicado por la Editorial de la Universidad de Łódź Edición I. W.06939.15.0.S ISBN 978-83-7969-699-4 e-ISBN 978-83-7969-700-7 Wydawnictwo Uniwersytetu Łódzkiego 90-131 Łódź, ul. Lindleya 8 www.wydawnictwo.uni.lodz.pl e-mail: ksiegarnia@uni.lodz.pl tel. (42) 665 58 63 ÍNDICE PRÓLOGO 1. EL SUBJUNTIVO EN LA DESCRIPCIÓN DEL ESPAÑOL 1.1. Modo y modalidad 1.2. Los “tiempos” del subjuntivo 1.3. El enfoque contrastivo 2. EL MODO EN POLACO 9 13 13 17 20 23 3. EL SUBJUNTIVO EN LAS ORACIONES sin que por Ojalá (que) / Que INDEPENDIENTES 29 3.1. El subjuntivo con valor imperativo 29 3.2. El subjuntivo en frases desiderativas que empiezan 3.3. El subjuntivo en arcaísmos y fórmulas fijas desiderativas 3.4. El subjuntivo en frases dubitativas que empiezan por adverbios de incertidumbre (tal vez, quizás, posiblemente, acaso, probablemente...) 3.5. El subjuntivo en verbos modales y auxiliares 3.6. La selección del tiempo del subjuntivo en las oraciones independientes 30 32 34 36 38 5 4. EL SUBJUNTIVO EN LAS ORACIONES miento o creencia miento o reacción emocional cepción, conocimiento y discurso mandato, o influencia (o causatividad) 4.1.5. La transformación infinitiva en las completivas 4.1. El subjuntivo en oraciones sustantivas completivas SUBORDINADAS SUSTANTIVAS 41 41 4.1.1. El subjuntivo tras verbos (o predicados) de per- 4.1.2. El subjuntivo tras verbos o predicados de pensa- 4.1.3. El subjuntivo tras verbos o predicados de deseo, 4.1.4. El subjuntivo tras verbos o predicados de senti- 4.2.1. El modo dependiente de predicados con juicios de 4.2.2. El subjuntivo dependiente de predicados de con- 4.2.3. El subjuntivo dependiente de predicados verbales 4.3. El subjuntivo en las la oraciones sustantivas complemen- 4.4. La selección del tiempo en el subjuntivo en las oraciones 4.2. El subjuntivo en oraciones sustantivas sujetivas 4.2.4. El subjuntivo en la interrogación indirecta de valoración subjetiva veracidad/falsedad 42 46 49 54 55 56 56 57 60 64 65 67 tingencia to del nombre sustantivas 5. EL SUBJUNTIVO EN LAS ORACIONES SUBORDINADAS ADJETIVAS 69 6. EL SUBJUNTIVO EN LAS ORACIONES 77 SUBORDINADAS ADVERBIALES 77 6.1. El subjuntivo en las oraciones temporales 6.2. El subjuntivo en las oraciones condicionales (o hipotéticas) 80 80 6.2.1. Oraciones introducidas por si 6.2.2. Oraciones hipotéticas introducidas por otras conjunciones 6.2.3. Expresión de la excepcionalidad imaginaria 82 83 Índice 6 6.3. El subjuntivo en las oraciones concesivas 6.3.1. Oraciones introducidas por aunque / a pesar de que 6.3.2. Oraciones introducidas por por mucho que o por muy... que 6.3.3. Construcciones concesivas lexicalizadas 6.3.4. Construcciones retóricas pseudo-concesivas 6.4. El subjuntivo en las oraciones de finalidad 6.5. El subjuntivo en las oraciones comparativas 6.6. El modo en las oraciones consecutivas 6.7. El modo en las oraciones locativas 6.8. El modo en las oraciones causales 6.8.1. Causa afirmada 6.8.2. Causa descartada CONCLUSIONES BIBLIOGRAFÍA 86 87 89 92 93 95 96 98 101 103 103 104 109 119 PRÓLOGO El aprendizaje práctico del subjuntivo español es motivo de gran- des dificultades para quienes no tienen este modo en su lengua materna, tanto por la cantidad de conjugaciones que obliga a re- tener como, sobre todo, por la de decidir cuándo debe utilizarse o no. En el caso de los alumnos polacos, el hecho de que puedan expresar contenidos semejantes en su lengua pese a la ausencia de dicho modo puede agravar las cosas con una desalentadora sensación de que el esfuerzo exigido corresponda a algo comuni- cativamente superfluo. Para superar estos obstáculos, es necesa- rio inventariar todos los supuestos en los que se impone, permite o rechaza el uso del subjuntivo, mostrando cuáles son los me- canismos que explican su existencia y motivan su utilización en cada caso. Por otro lado, también es necesario el contraste con la lengua polaca, para que los estudiantes entiendan mejor lo que hay “detrás”: cuáles son las funciones semióticas del lenguaje a las que equivale, y cómo se compensa de una lengua a otra la carga semántica y funcional de cada construcción. Ello obliga a adentrarse en un terreno a veces complejo, espe- cialmente para aquellos lectores cuyo dominio de la teoría lin- güística y del metalenguaje es limitado o que no son conscientes de su gran utilidad. Al tomar en consideración este obstáculo, he- mos intentado evitar las polémicas entre especialistas, ofreciendo un esbozo lo más homogéneo posible del tema tratado. Sin em- bargo, dado el peso de la gramática tradicional en una cuestión que, para un extranjero, es obviamente normativa, resultó inevi- table, en algunos casos, oponer enfoques más modernos y des- criptivos a determinados tópicos, mantenidos durante siglos por 9 la tradición pero lo suficientemente inexactos y desfasados como para requerir ciertos retoques críticos. Por ello nos referimos ocasionalmente a aportaciones más recientes, especialmente de aquellos lingüistas e hispanistas que han dedicado al subjuntivo trabajos especializados en las últimas décadas. Uno de los problemas de la gramática normativa es que hereda una confusión acumulada a lo largo de los siglos, que atribuía al modo unas propiedades que, en realidad, pertenecen a la mo- dalidad, una categoría de orden semántico que apareció mucho más tarde, con los precursores del estructuralismo, especialmente a partir del lingüista suizo Charles Bally (1909) y del lingüísta francés Ferdinand Brunot (1922) que establecieron la distinción metalingüística entre modo y modalidad. Los modos, son formas verbales, cuyo número puede variar de una lengua a otra, mien- tras que las modalidades son categorías mentales, de naturaleza lógica o psicológica, que pueden ser expresadas mediante los mo- dos o mediante otros elementos, que también pueden cooperar entre sí para lograrlo. Cada lengua tiene un determinado conjun- to de conjugaciones, o incluso ninguna, que son meras formas, mientras que las modalidades son en principio universales, y su gramática, asigna significantes a significados creando categorías semióticas propias (Zavadil 1979: 76). El modo sería uno de estos “signos”, entre varios otros, y, por tanto no habría simetría entre el contenido ontológico expresado y el reparto funcional entre las distintas formas capaces de vehicularlo. La lingüística moderna ha permitido refinar esta distinción al introducir la oposición en- tre las modalidades asertivas, que afirman o niegan una acción, y las anti-asertivas que se limitan a nombrarla, demostrando que el régimen modal español está relacionado con esta dicotomía comunicativa. En la primera sección, presentamos de forma crítica y muy resumida las teorías que explican la oposición entre los modos en general, en ambas lenguas. En la segunda, desglosamos cada una de las construcciones sintácticas, para explicar su régimen mo- dal específico, aprovechando la ordenación y parte de los ejem- plos utilizados anteriormente en un opúsculo de Pamies y Valeš (2005) para la pareja español-checo. Se comprueba que tanto las 10 Prólogo reglas españolas de selección modal como las regularidades en la búsqueda de equivalentes polacos varían en función del tipo de oración en la que el verbo se inserta, y requieren por ello una taxonomía muy detallada. Hemos intentado mantener, en lo posible, un equilibrio entre la orientación preceptiva que guía inevitablemente el aprendizaje de una lengua extranjera, especialmente en entorno escolar, y la necesidad de comprenderla desde una visión descriptiva y diná- mica de la comunicación. Nuestra intención es poner la investi- gación al servicio de un objetivo de carácter aplicado y didáctico, y el análisis científico a la adquisición de un nivel de competencia lingüística, en lo que al régimen modal se refiere, que sea el que se espera de un profesional. Para concluir, queremos expresar nuestro más profundo agra- decimiento a Agnieszka Wilczyńska, profesora ayudante del De- partamento de Filología Española de la Universidad de Łódź, por su valiosa contribución a la traducción de los ejemplos españoles al polaco. 1 EL SUBJUNTIVO EN LA DESCRIPCIÓN DEL ESPAÑOL 1.1. Modo y modalidad Desde la antigüedad, los lingüistas han intentado definir la natu- raleza y la función del modo verbal a partir de criterios diversos, que siguen siendo objeto de polémica en la actualidad. De hecho, uno de los factores que explican la dificultad del dominio de la selección modal para un aprendiz extranjero de español, aunque no sea el único, es precisamente el hecho de que ni siquiera los hispanistas hayan logrado un consenso para explicar sin contra- dicciones la selección modal (Baralo 2000). Desde los orígenes de la teoría lingüística, la diferenciación modal se intentó explicar desde una perspectiva esencialmente semántica, empezando por los griegos presocráticos, que definían el modo como “voluntad del alma” (βoύλησις ψυχής) o “inclina- ción del alma” (διάθεσις ψυχής) (Le Bidois 1935), pasando por la Edad Media, cuando Nebrija caracterizaba el modo por su facul- tad de distinguir ciertas maneras de significado (1492: 185), hasta el Siglo de Oro, en que Gonzalo Correas (1625), el primer gramá- tico que redujo a dos el número de modos verbales en español1, 1 La disparidad de opiniones en cuanto al número total de modos es bastante llamativa en el desarrollo de la gramatología española: entre ocho y dos (cf. López Rivera 2002: 22). El condicional es el más polémico. Nebrija (1492) lo llamaba “subjuntivo por rodeo”, inclusión mantenida por la Academia hasta su edición de 1917, donde se 13 afirmaba que el indicativo demuestra zierta i libremente mientras el subjuntivo habla condizionalmente ([1954]: 129). Bien entrado el Siglo XX, Samuel Gili Gaya (1943) sigue defendiendo que el modo depende de la actitud psíquica que adoptamos ante el juicio emitido. En este sentido, se observa una notable unidad de doctri- na en la gramática “tradicional”: a pesar de las discrepancias sobre el número de modos, el subjuntivo es considerado como el modo de la posibilidad, del deseo, de la opinión subjetiva, de la duda, de lo verosímil o de lo irreal, como reza la Grande Grammatica de Renzi Salvi (1991: 351). La Grammaire méthodique du français de Riegel et al. (1994: 321) reformula en términos más modernos que el subjuntivo se emplea cada vez que la interpretación predo- mina sobre la toma en consideración de la realización del proceso, cuando se interpone entre éste y su verbalización el obstáculo de un acto psíquico (sentimiento, deseo, juicio) que impide que el proceso alcance su total realización. Paralelamente, también es cierto que hubo aproximaciones más formalistas hacia esta cuestión, empe- zando por el mero hecho de que subjunctivus significaba “subor- dinado” (del griego hypotaktiké “unido por debajo”), porque la presencia de este modo verbal afecta en gran medida a oraciones subordinadas, y porque obedecería a reglas sintácticas de depen- dencia con respecto a la oración principal. El propio Nebrija afir- maba que subjuntivo modo es aquel por el cual juntamos un verbo con otro, porque ‘subjungere’ es ayuntar (1492: 114). El enfoque formalista del régimen modal resurgió con mucha fuerza con el chomskysmo, que, al dejar de lado el significado, había de buscar su origen en la estructura profunda y sus posibles reglas de trans- formación (p. ej., Manteca 1981). Para dar cuenta del régimen modal, tanto los enfoques menta- listas como los formalistas tienen sus ventajas y debilidades, pero los primeros tropiezan con los numerosos casos que no respetan la correlación tradicional entre el indicativo y la “realidad” (Bos- que 1990; Matte Bon 1992; 2001; 2007), y los segundos tropiezan considera como un modo aparte (potencial), al igual que hará Alarcos Llorach (1994) (modo condicionado), mientras que Gili Gaya (1943) y el Esbozo de la Academia (1973) lo incluyen en el indicativo. 14 El subjuntivo en la descripción del Español con las estructuras que admiten ambos modos de manera no conmutable, y ambos dejan sin explicar las estructuras defectivas del tipo caiga quien caiga, o que yo sepa. Un análisis puramente “semantista” basado en la oposición realis e irrealis difícilmente puede explicar el modo que aparece en soñé que volaba donde el indicativo expresa un acto imaginario, o, inversamente, me sor- prende que hayas venido, donde el subjuntivo expresa un hecho completamente realizado. Igualmente, un análisis “formalista” no puede dar cuenta de la “bimodalidad” que opone dice que eres amable a dice que seas amable. La lingüística moderna distingue entre modo y modalidad. Los modos son determinadas conjugaciones verbales que sólo se dan en ciertas lenguas, mientras que las modalidades son significados que expresan tipos de vinculación entre una acción y su realización. En teoría, se supone que, en las lenguas con modos, éstos tienen entre sus funciones el marcar de modalidad, aunque pueda haber más modalidades que modos, y otros elementos formales que compar- tan esa funcíon (Badia Margarit 1953; Palmer 1986; López Rivera 2002). Algunos lingüistas agrupan las modalidades en dos grandes categorías que, para entendernos, podemos llamar “macro-moda- lidades”: realis vs. irrealis (Palmer 1986: 145 ss.; Alarcos Llorach 1994: 153–154) o bien epistémica vs. deóntica (p. ej. Bybee 1985; Pal- mer 1986; Nowikow 2001). Éstas son de naturaleza lógico-semánti- ca (realidad, deseo, etc.), mientras los modos son exclusivamente gramaticales, y sólo se dan en algunas lenguas. La pragmática aportó un elemento que ha supuesto un impor- tante cambio de perspectiva, al relacionar los modos con las cate- gorías discursivas de información nueva vs. información conocida (Matte Bon 2001). También permitió investigar las estrategias con que los hablantes pueden a atenuar u ocultar los “significados” mo- dales (Castañeda 2004), mediante extensiones metafóricas del pro- pio concepto de realidad, como en la distinción que hace Achard entre “realidad básica” y “realidad proyectada” (2000: 157). Por su parte, la gramática cognitivista sustituyó por una oposición gra- dual la frontera –tradicionalmente discreta– entre las modalidades, distinguiendo una escala de grados de anclaje del enunciado en la situación de habla (Achard 2000; Castañeda 2004). Modo y modalidad 15
Pobierz darmowy fragment (pdf)

Gdzie kupić całą publikację:

Los modos verbales en español y en polaco
Autor:
,

Opinie na temat publikacji:


Inne popularne pozycje z tej kategorii:


Czytaj również:


Prowadzisz stronę lub blog? Wstaw link do fragmentu tej książki i współpracuj z Cyfroteką: